Manifiesto contra la violencia a las mujeres: 25 de noviembre de 2010


La Delegación de Igualdad del Ayuntamiento de Salteras y el Centro Municipal de Información a la Mujer animan a toda la ciudadanía y a las institucionesy entidades del municipio a unirse a través de la adhesión a este manifiesto al rechazo contundente de la violencia de género



Firmar el manifiesto

“Guardadme de la violencia –decía Martin Luther King-, ya se exprese mediante la lengua, el puño o el corazón”.

Son casi 12 años, desde aquel primer 25 de noviembre cuando nos reunimos por primera vez en esta Plaza para condenar la violencia de género, plantándole cara a una lacra social que nos empobrece y que lejos de ser un asunto privado, constituye un auténtico atropello a los derechos humanos de las mujeres. Si la humanidad aprendiera a detectar, parar y prevenir esta enfermedad histórica que en nuestro país ha sesgado desde 2003 la vida de más de 200 mujeres, se produciría un punto de inflexión en su evolución: el fatuo "homo sapiens" pasaría a ser persona, ser humano.

Son casi 12 años de reivindicación, de lucha, de protesta, de esfuerzos, de cambios, de compromiso y de SOLIDARIDAD, solidaridad con tantas y tantas víctimas. Hoy, especialmente, les tendemos la mano con más fuerza que nunca, y les decimos que NO están solas, que estamos con ellas, que el daño que se le inflige a cada mujer es una herida que sufrimos cada uno y cada una de nosotras.

La violencia machista, en cualquiera de sus manifestaciones, es el acto más denigrante del que es capaz el ser humano. Es la violencia que duele más, pues provoca una herida incurable e imperturbable al pasar de los años. Es la violencia que hiere el alma y alcanza lo más profundo del corazón, la que nace del engaño y la traición a los sentimientos. Es la violencia de género la más cruel de las agresiones y la peor de las expresiones contra la dignidad humana, porque además la provocan las personas en las que más confiamos y amamos.

A lo largo de estos 12 años, han sido muchas las medidas activadas para hacer frente a esta realidad. Así, se han aprobado leyes innovadoras, se han activado recursos de atención, apoyo y orientación para las mujeres víctimas de la violencia de género, se han acordado Protocolos de Actuación entre los agentes que intervienen en episodios de agresiones y día a día, se ponen en marcha medidas y programas que, impulsados por las asociaciones de mujeres y promovidos por las Administraciones Públicas pretenden erradicar estas conductas discriminatorias y violentas contra las mujeres.

No obstante, pese a todos los avances, en lo cotidiano se siguen vulnerando derechos fundamentales de las mujeres, viéndose afectada su dignidad y su libertad mediante las prácticas violentas que sufren cada día. La sociedad aún suele poner el centro de gravedad de los malos tratos en LA VÍCTIMA, buscando las razones por las que merece o se deja maltratar, y justifica al agresor diciendo que es un enfermo, un borracho o incluso que…algo habrá hecho ella para que le ocurra eso. ¿Por qué no se va?, nos preguntamos en lugar de ¿por qué la agrede?

Así, la violencia de género sólo desaparecerá cuando las mujeres dejen de ser ciudadanas de segunda y participen de forma igualitaria en esta sociedad. Desaparecerá cuando dejen de estar a la cabeza de las cifras de pobreza, de las listas de desempleo, de sufrir la infravaloración de sus trabajos y los problemas de conciliación de la vida personal, familiar y pública. Desaparecerá cuando se deje de usar su imagen como un objeto de consumo, cuando sus palabras se oigan con el mismo volumen que se escuchan las de los hombres y cuando se las nombre y visibilice en todos los espacios sociales.

Por todo esto, cada persona e institución tienen un compromiso en la lucha contra la violencia hacia las mujeres. Porque la violencia no es cosa de ellas, porque la violencia no es cosa de otras, porque la violencia es cosa de todas y cada una de las personas que conformamos esta sociedad. Tan sólo asumiendo una RESPONSABILIDAD COMPARTIDA podremos hacer desaparecer la mayor lacra y causa de muerte de mujeres que sufre nuestra sociedad: la violencia de género. Tan sólo asumiendo una RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL podremos forzar su desaparición y, por ende, contribuir al progreso social.

Durante años, aprovechamos este día, el 25 de noviembre, para pedir a nuestros vecinos y vecinas un mayor esfuerzo y un mayor compromiso, porque nuestro pueblo, como otros rincones del mundo, desde hace 12 años se manifiesta y concentra de forma silenciosa, reuniendo en esta Plaza a personas comprometidas con la igualdad, que reivindican una educación en valores capaz de formar a personas que respeten al prójimo como a sí mismas; pidiendo justicia para las víctimas, para sus familiares y amistades; el endurecimiento de las penas para los agresores y la aplicación de medidas capaces de levantar el telón de una gran farsa, puesta en escena durante muchos años, quizás demasiados, y que tenía el hogar como escenario y a la sociedad como espectadora.

Durante años hemos realizado todas estas acciones, pero todavía sigue habiendo muertes por violencia de género. En España, cincuenta y ocho mujeres ya han perdido la vida este año por los malos tratos. Cincuenta y ocho vidas truncadas por el simple hecho de ser mujer. Cincuenta y ocho familias rotas por el dolor y la sinrazón. NO podemos abandonarlas. Ahora NO. Debemos seguir trabajando en la misma dirección: LA IGUALDAD es nuestra meta y LA EDUCACIÓN, una de nuestras principales herramientas.

No olvidemos nunca que el silencio es nuestro peor enemigo y el mejor remedio, la denuncia; la de la propia víctima y la de su entorno. No hay hueco para el miedo. No hay lugar para el temor. No hay motivo para no creer en que existen soluciones. Esto es cosa de todos y todas; no podemos mirar a otro lado. Por eso ha llegado el momento de que reflexionemos y pensemos: ¿cómo actúo contra la violencia de género?

Hoy recordamos a todas las víctimas de los malos tratos, no sólo a las 58 mujeres asesinadas, sino también aquellas otras muchas que conviven con el miedo, y no dejaremos ni un momento de pensar en ellas, por solidaridad, por vinculación, por compromiso.

Porque cuando cualquier persona actúa con violencia contra una mujer, cada uno y cada una de nosotras sufrimos la terrible consecuencia de ese acto injusto. Acabaremos con esta injusticia social: ésta debe de ser la más grande de nuestras ilusiones y el fundamento de toda nuestra esperanza.

Recordar que la igualdad no es sólo una ilusión, ni un sueño, sino que es una realidad alcanzable que debe hacerse presente todos los días de nuestra vida. Que la verdadera conquista consiste en hacer de esa realidad un acto cotidiano.

La igualdad es una opción de vida, una alternativa real a las relaciones entre hombres y mujeres, en la que no tienen cabida los malos tratos.

Con el deseo de que en el futuro no haya ningún motivo para conmemorar el día 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

Con el convencimiento de que no existen barreras ideológicas ni políticas que pongan freno a una lucha común contra la violencia sexista.

Se firma este manifiesto, mediante el cual cada firmante, cada institución, adquiere el firme compromiso de luchar COLECTIVA E INDIVIDUALMENTE contra todas las manifestaciones de violencia que sufren las mujeres en esta sociedad, mostrando rechazo a todos aquellos que la ejercen, promoviendo el cambio social mediante una posición de tolerancia cero frente al machismo, y no siendo cómplices con el silencio.

En Salteras, Noviembre de 2010

Manifiesto contra la violencia a las mujeres: 25 de noviembre de 2010







Español English Français Deutsch Italiano Português




L M M J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  



















Páginas vistas:

Ayuntamiento de Salteras. C/ Pablo Iglesias, 2. 41909 Salteras (Sevilla)
Teléfono: 955 708 850 | Fax: 955 70 71 92 | e-Mail: ayuntamientosalteras.es

Aviso legal     |     Política de privacidad     |     Política de cookies RSS Producido por:/Produced by: Euromedia Comunicación